NUESTRA HISTORIA


La historia de MIRAMAR es la historia de Julia Cisneros, hija de Albacete, y Alfons Serra, un recadero que hacía la ruta Barcelona-Portbou. En 1939 decidieron instalarse en Llançà y construir un humilde chiringuito de playa. En plena posguerra, un viajero les preguntó si alquilaban habitaciones y ella, sin dudar, respondió que sí. Aquella noche Julia durmió en la playa y nació la Fonda MIRAMAR.

La fonda fue creciendo. Comenzó a servir comidas y llegó a tener 45 habitaciones. Pero en los 90, un joven Paco Pérez cambiaría su historia. Una mañana de verano se enamoró de una chica en pijama en la puerta de Miramar, Montse Serra, nieta de los fundadores, y su futuro quedó unido para siempre. Juntos convertirían el restaurante en un 2 estrellas Michelin y juntos han convertido aquella fonda en 5 habitaciones exclusivas donde “cuidar” a los huéspedes como si fueran sus invitados.



FILOSOFÍA


“Expresar la emoción de los aromas marinos de una madrugada; desvelar la magia de una tempestad enfurecida; extraer el alma de la tierra, del mar; descubrir la esencia de los sabores y las texturas… Cocinar con alma y proyectar los sueños a nuevas vanguardias”.

Así explica Paco Pérez su cocina. Porque ni él ni Miramar se pueden entender sin el paisaje que los rodea: Llançà, el Cap de Creus, el Mediterráneo, la tramontana, la tradición marinera, el horizonte infinito… Los paisajes de Miramar, que el chef transforma en aromas, sabores y texturas de pura vanguardia.
Una cocina que parte de la tradición y del respeto por el producto más cercano y sublime, llevándolo hasta la vanguardia más innovadora. Y con dos propuestas: un menú atrevido, transgresor, de alto voltaje creativo… pero respetando siempre las esencias del producto; y una carta que ofrece platos con tradición con pequeños “grandes” detalles técnicos, recreando la cocina del entorno con mirada del siglo XXI.


SpainCatalanEnglishFrench